Problemas cotidianos. Soluciones simples.

Ser ama de casa implica un reto de naturaleza diversa…

Aprendamos a decir NO!

Deja un comentario

Como mujeres, y especialmente en Latinoamérica, hemos sido educadas para “caer bien”, para “ser buenas niñas”, para ser “agradables”. Si usted tiene al menos 25 años, sabe de lo que le hablo.

Se nos enseñó a poner en primer lugar la “educación” y los “buenos modales” antes que nuestros propios instintos y deseos.

Eso en parte es positivo para cualquier sociedad. La convivencia social se basa en ejercicios constantes de “amabilidad”, para poder vivir todos en el mismo barrio, en el mismo país, usar los mismos recursos limitados, etc.

¿Pero qué pasa cuando crecemos? ¿Qué pasa cuando la necesidad de decir que no, que no queremos, que no nos “da la gana”, es un acto de supervivencia??????

Personalmente, considero que este tipo de educación que hemos recibido las mujeres de cierta edad -ya que las menorcitas están viviendo en una época y con unas reglas algo diferentes-, es un obstáculo para nosotras mismas en muchos aspectos de nuestra vida, como por ejemplo en el momento de repeler abusos sexuales o maltratos del jefe.

Pero hoy específicamente, quiero hablar de la relación entre esa incapacidad generada por este “sistema educativo”, cuando tenemos que decir que no, que no queremos o no podemos; y el simple hecho de ser amas de casa, y las situaciones en que vamos cayendo a raíz de esa “incapacidad programada” para negarnos en algunos momentos.

Me parece que uno de los conceptos más fácilmente asociados a una ama de casa, es el hecho de que ella “debe” estar desarreglada, con el cabello enmarañado y en completo descuido de su imagen personal.

¿Pero por qué se asocia un concepto con el otro tan sencillamente? Creo que parte de la respuesta a esta pregunta, viene del hecho de que como amas de casa, y además educadas en este “sistema de la amabilidad”, es cierto que muchas veces nos vamos a ver así, descuidadas y desaliñadas.

Es obvio que hacemos “el trabajo sucio” y que, como ya he mencionado en otro post, no podemos llenarnos de complejos simplemente por no consegir traer el cabello perfectamente rojo, planchado y sin un asomo de frizz al estilo de Bree Van De Kamp.

Pero también, por mi propia experiencia, puedo decir que nos descuidamos. Estar en casa puede tornarse en una engañosa zona de confort donde ciertos tipos de “belleza” parecen excesivos para la labor que desempeñamos, y donde, muy lamentablemente, nos olvidamos del necesario espacio que nos toca hacer para nosotras mismas entre el correr cotidiano, para mimarnos, para descansar y ser capaces de seguir adelante con nuevas energías.

Piénselo por un momento: si usted aprendió en algún momento a ser “buena niña”, “educada” y “amable”, para poder utilizar su “NO” en su propio beneficio también deberá volver a educarse y entrenar.  Así que, pensando en nuestra “incapacidad programada” para decir que no, a continuación le ofrezco algunos consejos para poner en práctica de aquí en adelante, y buscar entre las numerosas actividades de cada día, el espacio para reencontrarse con usted misma a través de la “negación”.

1) Comience por decirse que no a usted misma al iniciar el día: haga una lista de las tareas que tiene programadas para hoy. Revise con cuidado todo lo que se ha comprometido a hacer, incluyendo las cosas que le han pedido sus hijos, sus padres o su esposo. Observe en forma realista el tiempo que cada tarea le va a requerir. ¿Realmente puede hacer todo aquello que se ha propuesto y a lo que se ha comprometido, en este día, con el tiempo que tiene disponible? Si hay algo que desde ahora sabe que no tendrá tiempo suficiente para hacer, diga de inmediato “No se va a poder”, “Hoy no tengo tiempo” y reprográmelo para otro día.

2) Diga que no cuando de antemano sabe que no va a poder: Sé que usted quiere complacer a todo el mundo. Pero objetivamente, siempre hay alguien con quien en algún momento vamos a quedar mal, y eso es aun más sencillo cuando no sabemos decir que no a tiempo. Si su esposo o una amiga le pide que hagan algo por ellos, pero usted ya sabe que no va a tener el tiempo suficiente, ni aun haciendo un esfuerzo, ¡dígalo de inmediato!

 3) Diga que no con una sonrisa: Estoy conciente de que el “público meta” al que usted probablemente tendrá que decirle NO es justamente su propia familia, y eso lo hace más difícil de lo que debiera. Por eso, mi consejo principal en ese sentido es que intente decir no en una forma conciliadora y que resulte cómoda para usted misma. No se trata aquí de ser grotesca, y decir No a los gritos ni mucho menos. Ni decir que no simplemente porque sí, y para sentirse “poderosa”. Hay buenos motivos para decir que no algunas veces. Explique muy brevemente sus motivos, y manténgase firme en decir no. Explique más si es necesario o si hay preguntas. Y hágalo con calma y con una sonrisa, sin dejar de “querer”. Probablemente tendrá que dar muchas explicaciones al principio, y menos al final, cuando todos en casa se acostumbren a respetar los espacios que usted necesita.
 4) No es no, para cualquier efecto: Si intenta sacar un tiempo para ir al gimnasio o salir con sus amigas, si ya está todo planeado, los boletos comprados, el vestido preparado, no debe seguir siendo no. Le aseguro que las primeras veces, su esposo se pondrá un poco molesto de tener que encargarse de los niños. O su hija tratará de persuadirla con sus enormes y hermosos ojos. E incluso, puede que usted se sienta culpable de irse y dejar a los pequeños al cuido de alguien más. Pero no debe ser no. Recuerde: se trata de crear costumbre. Con el tiempo todos, incluso usted, se habituarán a respetar esos espacios suyos, y a que es necesario dejar de hacer o posponer ciertas actividades. Si la petición de que “deje sus cosas” y “cambie de opinión” que le está haciendo algún miembro de la familia, no obedece a una situación que realmente lo amerite, como una emergencia, o si se trata simplemente de culpa fabricada por usted misma, haga un esfuerzo por terminar de arreglarse y salir. Piense que si no la comienza, la costumbre de respetar sus espacios nunca surgirá por sí misma. Además, estará trabajando en contra de usted misma, ya que creará la costumbre contraria de que “mamá dice que va a salir pero al final no es verdad” o “ha comenzado de nuevo en el gimnasio, pero espero que se le pase pronto el arranque”. Sea firme y establezca costumbres saludables. No debe ser no.
 5) Aprenda a escuchar los “no” de otros: Sé que puede resultar complicado a veces, en especial con las cargas de trabajo que maneja como ama de casa. Pero si su esposo dice que no puede recoger al niño en la escuela o su madre se niega a cuidar a los niños por el fin de semana, y usted está conciente de que no se trata de un sabotaje para mantenerla a usted indefinidamente en casa, acéptelo. Trate de ajustarse, y no se ofenda por la negativa. Haga un esfuerzo por reprogramar sus espacios cuando los demás no se encuentren en posibilidad de ayudarle con algo.
6) Comience por decir no a pequeñas cosas desde que los niños son pequeños: Enseñe a los niños, desde que son pequeños, el respeto por sus espacios personales, en la medida en que ellos sean capaces de comprenderlo. Me permito ponerme como ejemplo.

Mi hijo pequeño comenzó un día a pedir que los adultos lo dejáramos solo cuando estaba en el baño. Ese día me di cuenta que él estaba en capacidad para comprender que YO también necesitaba estar sola en el baño, y comencé a cerrar la puerta cuando entraba a ducharme o cualquier otra cosa. Cuando él insistía en tocar la puerta del baño para que la abriera, le expliqué que me gustaba usar el baño a solas tanto como a él, y que ya que yo le estaba dando “su momento”, también quería el mío. Él insistió todavía algunas veces después de esto, pero luego se acostumbró. Y yo traté de no hacerlo parecer una “venganza”, sino algo razonable, algo que “cualquier persona” necesita.

No les exija más de lo que pueden manejar, pero recuérdeles en pequeñas cosas que usted es una persona independiente de ellos, con sus propias necesidades.

7) Planifique: es más sencillo postergar aquello que alguien de nuestra familia nos está pidiendo, que decir abiertamente que no. Entonces, si utiliza una agenda, le será más sencillo decir “No puedo hacerlo hoy, ¿qué te parece el martes?” en lugar de estar todo el tiempo en una batalla campal para “defender” el tiempo para usted misma. Eso sí, al igual que cuando decimos que no, al postergar y comprometernos para otro día u otro momento, debemos ser congruentes y cumplir lo pactado. Si no, la próxima vez es mejor decir abiertamente que no, o los demás comenzarán a ver su planificación y su postergación como meras excusas. Incluso, si lo cree conveniente, coloque su “planeamiento” en un lugar visible, donde los demás puedan verlo y saber las otras actividades que usted ha planeado para un día determinado y puedan ser más considerados a la hora de pedirle su ayuda con algo.

8) Sea constante: Si la regla es que los niños NO pueden jugar con el maquillaje de mamá, entonces sea constante, para que a ellos y a usted les resulte más sencillo aplicar la regla. Si usted a veces se molesta porque ellos toman el maquillaje, y a veces se ríe viéndolos jugar, es obvio que ellos mismos nunca van a entender si esa es una “verdadera” regla. Diga no cuantas veces sea necesario frente a este tipo de situaciones, siempre con tranquilidad y una sonrisa, pero constante y firme. Como ya le adelanté, por mi propia experiencia sé que tendrá que repetirlo tal vez cientos de veces, pero serán más veces al principio y muchas menos al final.

¿No logra decir que no, aunque se lo propone? ¿Se siente demasiado culpable? Déjeme su comentario…

Anuncios

¡Tu opinión me interesa! Comenta aquí...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s