Problemas cotidianos. Soluciones simples.

Ser ama de casa implica un reto de naturaleza diversa…

Resultados del mes y nueva rutina

Deja un comentario

Punto de partida

Ha pasado un mes. Un mes largo y difícil, en más sentidos de los que me gustaría admitir…

Y mi cabello no ha sido la excepción a esas dificultades. Veamos: así estaba hace un mes.

Y así se ve en la foto que he tomado hoy.


Parecería que creció “algo”, pero soy conservadora para evaluarlo… Me parece que, en la primera foto, las puntas estaban muy redondeadas hacia adentro, y por eso tiende a verse más cortito. A lo sumo debió crecer un miserable centímetro. Tendré que mejorar la técnica de las fotos, para poder obtener mediciones más acertadas.

Lo más complicado en este mes, ha sido intentar estilizar mi cabello sin usar plancha, ni productos que lo hagan verse sucio o pesado. Básicamente, trato de no usar nada, como cuando me planchaba. Pero honestamente, no disfruto cómo se ve mi cabello así, en especial en la parte de las sienes, que han cobrado vida propia con los enjuagues de plantas y champús diluídos en infusiones.

Así que tengo que pensar en nuevas opciones de estilizado, para no recaer en la adicción a la plancha, pero tampoco verme como si estuviera en medio de una depresión y no quisiera peinarme. 😕

Nueva rutina

Para no aburrirme, y para comprobar lo que funciona mejor para aumentar la velocidad de crecimiento de mi cabello, a partir de hoy cambio mi rutina de cuidado capilar.

Esto es lo que usaré durante el próximo mes:

  • Aceite: hasta ahora, he usado un aceite antes de los lavados y  con no menos de dos días de distancia entre una aplicación y otra. Como la idea es potenciar el crecimiento, voy a sustituir el aceite de jojoba que he usado para los masajes en el cuero cabelludo hasta ahora, por un aceite de ricino. He leído que este aceite es my espeso, pero he conseguido uno que viene mezclado con otro aceite y listo para usar. Así que, por lo pronto, voy a utilizar únicamente esta mezcla para hacer el mismo ejercicio antes del lavado de mi cabello.
  • Champú: he utilizado, durante el último mes y medio aproximadamente, una mezcla de hierbas en mi champú, que incluía romero, té verde y menta. A partir de ahora, voy a comenzar un envase de champú de Naturaleza y Vida, para ver los resultados en mi cabello. De ser necesario, a este champú le voy a agregar una infusión de menta para diluirlo en la proporción necesaria y hacer que la cantidad de que dispongo (300 ml) alcance para un mes completo, del mismo modo que ya describí, es decir, con lavados cada dos días.
  • Acondicionador: cualquiera que encuentre en el baño, sólo en las puntas secas, para el sistema ac-sh-ac. Normalmente “el que me encuentro” tiene siliconas, así que la idea es usar una cantidad muy pequeña, solamente en las zonas más problemáticas.
  • Enjuague: para el último enjuague, he decidido utilizar infusión de ginseng.
  • Tratamiento: pienso mantener el tratamiento semanal con yogur los miércoles, como lo he venido haciendo hasta ahora.
  • Lavado de limpieza profunda: uno cada quince días, con mi mezcla de champú natural sin sulfatos y bicarbonato. Pero creo que voy a combinarlo con el tratamiento de yogur para mejor resultado, porque la mascarilla que he aplicado en otras ocasiones no me gusta ponerla directo en el cuero cabelludo, así que éste tiende a quedar algo seco y me genera comezón.
  • Suplementos: continúo con la biotina y con “Evecare”, hasta que se termine el tratamiento, en la primer semana de octubre. Las cápsulas de aceite de onagra las suspendí por un mes, hasta inicios de octubre, tal como me recomendó mi doctora.

Experimento

Adicionalmente, planeo hacer un experimento para acelerar el crecimiento. He buscado en internet al respecto, y he encontrado muchas propuestas, pero hay algunas que para mí no tienen sentido alguno, como frotar las uñas, y otras que me parecen hasta poco saludables, como darse tirones en el cabello. Si me doy tirones en este momento, estoy segura de que simplemente me quedaría calva…

La cuestión es que he encontrado una opción que me suena razonable, económica, sencilla, no parece atentar contra la salud del cabello, y según dicen, da buen resultado. Es un experimento de una semana, el cual pienso realizar entre el 16 y 22 de setiembre, aprovechando que mi alimentación ha estado muy bien cuidada estos días. Si observo algo positivo, escribiré un pequeño artículo al respecto, para contarles.

Anuncios

¡Tu opinión me interesa! Comenta aquí...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s