Problemas cotidianos. Soluciones simples.

Ser ama de casa implica un reto de naturaleza diversa…

Cruzada capilar de una “Coconut Lover” (parte 3)

5 comentarios

Leche de coco, ¿para el cabello?

Tal como prometí, en esta parte final voy a explicar cómo uso el coco para el cuidado de mi cabello.

Antes de llegar al aceite

Como he indicado en la primera y segunda parte de este artículo, la leche de coco es lo que vamos a obtener luego de colar el batido de agua y carne de coco que hemos preparado en la licuadora. Según los entendidos en el tema, la capa gruesa que se forma encima de ese líquido luego de colarlo, es lo que se conoce como “crema de coco” y tiene un mayor porcentaje  de grasa que el resto.

Como el uso en este caso es de tipo capilar y no culinario, prescindiremos de esta distinción, y no vamos a separar la crema de la leche de coco antes de usarla, sino que la aprovecharemos tal cual.

Tal vez se preguntarán porqué describí todo el proceso para fabricar el aceite en casa en la segunda parte, si no voy a usarlo en el cabello. La respuesta es simple: el método que propongo es más sencillo de hacer con frecuencia en el cabello, que si nos tomamos el tiempo para hacer el aceite, esperar la fermentación, etc.

Y, como este blog es para amas de casa muy ocupadas, entonces hay que hacerlo lo más simple que se pueda, para garantizarnos que vamos a poder repetirlo con frecuencia y obtener resultados positivos en el cabello. De todas maneras, el aceite de coco está super recomendado, así que si tienen un tiempo disponible para hacerlo, mucho mejor.

Les explico entonces cómo uso la leche de coco (con todo y crema) en el cabello:

*** TODO ESTE PROCESO LO HAREMOS ANTES DE LAVAR EL CABELLO, CON EL CABELLO SECO

1) Agitamos bien la leche para uniformar y mezclar.

2) Colocamos la cantidad que vamos a utilizar, en una botella con rociador (spray, pulverizador). Esto no es indispensable, ya que el resultado será el mismo sin ella. Pero, como estamos usando un producto muy líquido, el rociador nos facilita la aplicación y reduce el despedicio y la suciedad. Si aun así nos parece que será un proceso desastroso, podemos hacerlo en el lavamanos o la ducha.

3) Quitamos todos los enredos del cabello.

4) Rociamos una cantidad suficiente en las raíces, y damos masaje. El masaje es MUY IMPORTANTE, favorece la circulación y nos ayuda a potenciar el efecto de la leche.

5) Cuando hemos humedecido y dado masaje en toda la cabeza, rociamos la leche que nos sobra en el resto del cabello. No es necesario que quede goteando, pero sí que todo el cabello se vea húmedo. Aquí, podemos usar un peine para distribuir mejor en todo el cabello. Y, por supuesto, debemos poner especial atención a las puntas o partes muy dañadas, asegurándonos de que se hayan empapado correctamente.

6) Ahora, envolveremos la cabeza con una bolsa plástica y un gorro de paño. O bien, nos colocamos el gorro térmico, si lo tenemos. Yo utilizo la bolsita con el gorro, sin aplicar calor adicional, así que considero que con el calor que produce el mismo cuerpo es suficiente para que la leche logre hacer efecto.

7) Se deja reposar por un rato. El mínimo deberían ser 20 minutos, pero de nuevo, como somos amas de casa con mucho trabajo por hacer, podemos dejar la leche en el cabello por un buen rato, mientras nos subimos a la bicicleta estacionaria o hacemos otras tareas. Si es una tarea que suba la temperatura del cuerpo, tanto mejor. 😉  Yo he dejado la leche en el cabello hasta por tres horas, sin ningún efecto adverso.

8) Una vez que hemos dejado actuar la leche, nos lavaremos el cabello con nuestro champú, como siempre. Si fuera necesario, podemos aplicar acondicionador luego del champú, pero tenemos que tomar en cuenta que ya nuestro cabello tiene algún nivel de grasitud adicional y un exceso con el acondicionador puede dejarlo pesado. Yo uso un poco de acondicionador luego de este tratamiento, pero sólo en las puntas.

Personalmente, uso un champú muy suave y que no hace demasiada espuma para lavarme luego de haber aplicado la leche, ya que lo que menos quiero es que este producto barra con toda la grasa que hay en las raíces. Ya hablaremos de esto después…

Resultados de la leche de coco en mi cabello

Luego de aplicar la leche con este método que he descrito, mi cabello queda como un sueño hecho realidad (salvo por la inexplicable forma que tiene en la parte del frente cuando no lo plancho, claro está 😉 ).

Se ve brillante, queda sedoso pero no grasoso, y al mismo tiempo se siente como si se deslizara entre los dedos. Y las zonas maltratadas, se ven mucho mejor.

El cabello no queda con “olor a playa”, por si quieren saber. Pero sí se desprende un olor muy agradable mientras se tiene la leche puesta con el gorro encima. Mucho más agradable que el aroma del yogur en la cabeza, si me lo preguntan. 😉

Aun así, no creo que esa sea la mejor parte de todo esto…

La mejor de las mejores partes de la leche de coco, es el efecto anti-frizz. Ya lo dije: yo amo el coco, me fascina, me encanta su sabor, su textura y su olor. Pero luego de que corrigió el frizz en mi cabeza, simplemente ME CASÉ con el coco.

Como ya expliqué en otro artículo, he tenido caída abundante de cabello durante los últimos meses. Con los tratamientos que le he hecho, he corregido la caída. Pero, como algunas habrán experimentado, el cabello nace de nuevo. Y cuando nacen esos cabellos nuevos, fuertes y brillantes, simplemente están tan fuertes y contentos que SE PARAN!!!!!!!!!!!!! No se trata ya de cabello seco o maltratado que se ha partido, sino del esfuerzo de tu cuero cabelludo por devolverte esa cabellera abundante que tanto anhelas, pero… Se paran. Punto.

Pues bien: la leche de coco hace que esos cabellos nuevos que se paran y me hacen ver despeinada, se vuelvan más manejables y se escondan mejor en el resto del cabello. Y, sin embargo, mi cabello no queda aplastado y sin volumen. Es complicado de explicar, pero así es.

Me arriesgaría a decir incluso esto: la leche de coco es el mejor anti frizz que he probado. ¿Por qué? Porque los productos comerciales que se utilizan para controlar el frizz, no se aplican en las raíces. De hacerlo, el cabello queda aceitoso y pesado. Y a veces, ni siquiera eso logra relajar los pelitos que se paran en la partición del cabello, por más que insistamos con ellos. La leche de coco, en cambio, nos la aplicamos EN TODO EL CABELLO, por lo que el efecto anti-frizz va desde la raíz hasta la punta.

Existen algunas páginas de internet que sostienen que la leche de coco acelera el crecimiento del cabello y detiene la caída. No parece tan irreal, ya que esta leche tiene muchos nutrientes y la aplicación mediante masaje aumenta la circulación en el cuero cabelludo. Estas dos propiedades no las he comprobado todavía, porque no llevo tanto tiempo utilizándola. Aun así, prometo que si veo algún efecto positivo en ese sentido, lo comentaré en el blog.

Yo utilizo secadora en el cabello luego de lavarlo, casi siempre. Y el efecto anti-frizz se mantiene incluso al usarla. Eso sí, debo aclarar que yo no me estilizo el cabello con la secadora, sino simplemente apunto el aire al cabello para secarlo, lo más lejos de mi cabeza que pueda. ¡Es simplemente maravilloso! Incluso al día siguiente del lavado, mi cabello se mantiene bajo control.

Este tratamiento se puede repetir las veces que queramos en la semana. La frecuencia depende del tiempo de que dispongamos, y de las características de nuestro pelo. Si se torna demasiado grasiento, es mejor distanciar las aplicaciones.

Conservar la leche que hemos preparado

Obviamente, la leche que preparamos es una cantidad exagerada para usarla toda de una vez en el cabello.

¿Qué hacemos con lo que queda?

Una opción, la más obvia quizá, es preparar una rica receta con ella. 🙂

Otra idea, puede ser añadirle un poco al acondicionador. Para esto, yo recomiendo que prueben sólo con un poco de acondicionador, y le vayan agregando pequeñas cantidades de leche, para asegurarse que no quede demasiado líquido. Cuando estén seguras de la cantidad apropiada (por ejemplo, dos partes de acondicionador x una de leche) entonces sí pueden agregarle al resto de la botella.

Pero si solamente queremos mantenerla para aplicaciones posteriores, podemos ponerla en el congelador sin problema. De nuevo, se agita muy bien, se pone en una bandeja para hacer hielo, y se mete al congelador. Cuando se hayan formado los cubitos, se sacan de la bandeja y se guardan en un recipiente con tapa o una bolsa para alimentos, siempre dentro del congelador.

Cuando vamos a utilizar los cubitos, los derretimos a baño maría, sólo los que necesitemos, y el resto siguen en el congelador.

La leche puede también simplemente refrigerarse, pero debe consumirse dentro de los tres días siguientes.

Un remedio económico para nuestro cabello

¿Por qué usar leche de coco en el cabello, cuando hay tantos productos cosméticos disponibles en el mercado?

Cinco razones: es económica, efectiva, produce desechos orgánicos y por lo tanto es menos contaminante, es divertida de preparar, y no nos causará alergias (a menos que una sea alérgica al coco, pero francamente nunca he conocido a nadie que lo sea).

Esto de que sea económica, es relativo. Obviamente, hay países donde el coco es rarísimo de conseguir y super caro. Pero vean el costo de mi leche: de un coco común y corriente, se pueden obtener alrededor de 800 ml de leche+crema. Y un coco me cuesta 1 dólar americano.

¿Por qué preparar leche de coco si la venden en el supermercado, ya lista?

De nuevo, porque es divertido hacerla. Y porque ninguna lata de leche de coco del supermercado que yo conozca hasta este momento, está libre de conservantes.

La más “pura” que he conseguido, contiene un conservante y está adicionada con nuez de nogal, probablemente para conservar su blancura.

La leche de coco casera, en cambio, al congelarse o refrigerarse,  tiende a tomar un color un poco grisáceo.

Y sí, es mucho más sencillo ir y comprar una lata. Pero, al menos para mis efectos, es mucho mejor la leche casera, en términos económicos: una lata cuesta (donde yo vivo, claro está) alrededor de $2 los 400 ml, mientras que, como ya expliqué, un coco cuesta sólo $1 y alcanza para hacer el doble de leche. A una ama de casa, que cuida su presupuesto, una diferencia como esta le puede interesar. 😉

En cualquier caso, si no consiguen coco en el lugar donde viven, o la lata de leche de coco es más económica que el fruto para ustedes, siempre pueden usar la de lata, asegurándose de comprar la que tenga menos ingredientes adicionales. Y usar la idea de la bandeja para guardarla en el congelador y tenerla siempre disponible.

Después de leer todas estas ventajas, ¿se animan a probarla?

Anuncios

5 pensamientos en “Cruzada capilar de una “Coconut Lover” (parte 3)

  1. Pingback: Cruzada capilar de una “Coconut Lover” (parte 2) | Problemas cotidianos. Soluciones simples

  2. Pingback: Etapa 2: Actualización de avance, experimentos del mes y nuevos objetivos | Problemas cotidianos. Soluciones simples

  3. excelente esta entrada ana maria, sabes yo compre una sola vez en el super una lata de leche de coco y me gusto era super cremosa y un olor super rico era leche de coco organica -seguro que igual siempre contiene aunque sea algo de conservantes, el caso es que me la eche dos veces y cierto te deja el cabello con una suavidad impresionante, fijate tu que yo la deje un dia toda la noche y a los dos dias la volvi a usar mezclada con aguacate y los resultados: igual de buenos, una suavidad increible y creo q esa humectacion es la que da el efecto de poco frizz tambien.-

    Lo unico que me paso es que en el refri me tardo menos de una semana :S y perdi almenos una 1/4 parte de la cantidad. la lata igual era como de 400ml y el costo igual unos $2, pude mezclar algo con acondicionador y los resultados igual, nada mal! en fin, por eso mismo no la volvi usar por el precio y que igual solo me dura una semana o menos. probare hacerla de forma natural y a guardarla en el frizzer, cuando tiempo crees que aguante ahi?¿

    • En el refrigerador, dura de tres a cinco días, no más que eso… No importa si es natural o de lata. Aunque la de lata obviamente puedes calcular mejor el tiempo, porque siempre tiene una misma formulación.

      En el congelador, yo la he tenido hasta por dos semanas, y va perfecta. Pero cada vez estoy intentando dejarla más tiempo, para comprobar cuánto realmente puede soportar sin arruinarse. Por eso no he colocado aquí el dato, porque quiero ver cuál es el máximo posible.

      • esta mucho mejor el tiempo es practicamente el doble, seria de ir probando para que dure aun mas, voy a ir por un coco al mercado este finde y hare la prueba, luego comparamos, te parece!!!!

¡Tu opinión me interesa! Comenta aquí...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s