Problemas cotidianos. Soluciones simples.

Ser ama de casa implica un reto de naturaleza diversa…

Trucos para un café perfecto en “coffee maker”

1 comentario

Sé que quizá el tema de este artículo puede parecer una tontería para las amas de casa más experimentadas, pero lo cierto es que hay en la vida doméstica algunas cosas que, aunque sencillas a simple vista, revisten cierta “maña” que sólo se adquiere a punta de práctica, y luego de muchas pruebas y error.

El tema surge porque, en estos días, tuve una reunión con amigos, a la que asistía una pareja de recién casados. El marido comentaba que su reciente esposa no preparaba bien el café, por lo que habían llegado al acuerdo inevitable de que fuese él quien lo preparara, para evitar incomodidades y choques constantes por ese tema.

“¿Qué tan dicífil puede resultar hacer un café?!”, pensé para mis adentros. Pero, cuando el marido quisquilloso explicó los malos resultados que había obtenido el método de su esposa, pensé que simplemente se trataba de unos cuantos detalles que yo, como adicta al café, también desearía que no se presentaran en mis dos tazas de café diarias, y que se podían corregir fácilmente con un poco de observación y algo de esa “maña” que se adquiere en el hogar con el paso del tiempo.

Aunque los modernos aparatos para preparar café ahorran tiempo y esfuerzo en la cocina, en comparación con las bolsitas o “chorreadores”, lo cierto es que, como toda máquina, repiten irreflexivamente la función para la que han sido creados, y es a nosotros(as), como usuarios(as) a quienes nos corresponde aprender a solventar esos defectos que tienen, como máquinas que son.

He aquí las tres características que no deseamos en nuestro café, y cómo resolverlas a pesar de usar un “coffee maker” para hacer el trabajo de forma automática:

Café frío

Este problema se da, sobre todo, cuando se prepara la menor cantidad posible (normalmente dos tazas) en un aparato que está diseñado hasta para diez o doce tazas. Entre el momento en que se enciende el aparato, y el momento en que supuestamente ha terminado de colarse el café, transcurre un tiempo tan corto que el aparato no logra calentarse apropiadamente, el agua toca el café molido cuando todavía está fría, y el sabor de la bebida cambia para mal.

Esto se puede corregir de tres maneras:

– Quizá la más sencilla, para unos recién casados o una pareja que vive sola, sería adquirir un “coffee maker” con poca capacidad (4 ó 6 tazas), de modo que funcione mejor para una utilización en mínimo.

– Preparar más que el mínimo (más de dos tazas), y conservar el café sobrante en un termo para que no se enfríe.

– Encender el “coffee maker” por unos minutos sin colocar el agua en el depósito, y cuando el aparato esté caliente, entonces sí, añadir el agua necesaria para el café que se desea preparar, con mucho cuidado.

Café con residuos (borra, bozorola):

Para que el flitro logre cumplir bien su función, y no nos queden residuos de café molido en el producto final, podemos aplicar estas dos ideas, juntas o por separado:

– Los manuales recomiendan poner primero el filtro de papel,  luego el de plástico o metal que viene con el aparato(02), y por último poner todo esto en  la copa o receptáculo que sostiene el filtro(03). Sin embargo, el filtro de papel quedará mejor colocado y sostenido si lo ponemos entre la copa o receptáculo, y el filtro de plástico (es decir, el filtro de papel debe quedar entre las piezas 02 y 03).

– El filtro de papel conseguirá adherirse y sostenerse mejor si humedecemos un poco el filtro plástico (02) y nos aseguramos de que quede bien ajustado, valiéndonos de esa humedad, antes de colocarlo. Es decir, humedecemos la canastita, la volcamos, colocamos el filtro de papel encima y, sosteniéndolo por el centro con una mano, vamos deslizando la otra mano desde el centro hacia los costados. Cuando quede bien pegadito, simplemente se coloca en el receptáculo (03) y listo.

Café demasiado ralo o aguado:

La medida estándar para preparar una taza de café, es de 10 gramos de grano molido, por taza de café. Normalmente, los “coffee maker” traen incluida una medida en forma de cucharita, cuyo tamaño es exacto para medir esos 10 gramos. En caso de que no contemos con uno de estos utensilios, podemos utilizar una cucharada (15 ml) por taza.

Es decir, que si ponemos agua hasta la marca que dice “2” en el contenedor de agua del “coffee maker”, mediremos dos cucharadas (o dos medidas de las que incluye el aparato) de café molido para esa cantidad de agua. Y seguiremos agregando una cucharada por cada marca en el contenedor del aparato (tres cucharadas si el agua llega hasta “3”, cuatro si llega a “4”, y así sucesivamente).

Si se desea un café más fuerte, sólo hay que ir agregando más café con la misma cantidad de agua, hasta alcanzar el punto deseado. O si se prefiere más ralo, se puede usar menos cantidad de la que he indicado antes.

Sin embargo, siempre es recomendable añadir o restar café poco a poco (por ejemplo, media cucharada de más o de menos) si todavía no se ha alcanzado el punto en que nos resulta agradable.

Hay que tomar en consideración, que la marca de “2” en el “coffee maker”, por lo general corresponde al tamaño de dos tazas de té, por lo que necesitaremos aproximadamente dos tazas del aparato, para llenar una verdadera taza de café (es decir, del tamaño de las que solemos regalar para el Día del Padre y cosas por el estilo 🙂 )

Finalmente, vale la pena tomar en cuenta que no todas las marcas de café tienen la misma calidad, tueste, ect. Por eso, es probable que debamos reajustar la cantidad de café molido para preparar la misma cantidad de bebida, cada vez que cambiemos de marca.

Si, a pesar de todo, no logramos ajustar el sabor del café a su agrado, tal vez sea oportuno cambiar a otra marca o hacer una limpieza al aparato con una mezcla de agua y vinagre, para eliminar los sedimentos de café que se acumulan en ocasiones en el interior.

Espero que esta información les ayude y les sirva. ¡Suerte con su próxima taza!

Anuncios

Un pensamiento en “Trucos para un café perfecto en “coffee maker”

  1. Excelente artículo. Era lo que andaba buscando.

¡Tu opinión me interesa! Comenta aquí...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s