Problemas cotidianos. Soluciones simples.

Ser ama de casa implica un reto de naturaleza diversa…

Consejos para el lavado de ropa en casa (Parte 2)

2 comentarios

La serie que les presento a continuación, consta de cuatro partes. En ellas, iré ofreciéndoles algunas recomendaciones que considero útiles para hacer el lavado de ropa en casa más sencillo.

Hoy hablaremos del jabón a utilizar en el lavado de las prendas en el hogar.

Existen actualmente en el mercado, detergentes para ropa muy buenos y eficientes. Así que, para los efectos de este artículo, funciona cualquier marca y tipo que los(as) lectores(as) consideren apropiado a su presupuesto, ya sea en polvo o líquido.

Sin embargo, a la hora de considerar el que compraremos, vale la pena tomar en cuentala relación calidad-cantidad-precio del producto que estamos adquiriendo. Hay algunos jabones que pueden resultar un poco más costosos de primera entrada, pero que, a la larga, funcionan mejor con menos cantidad o nos ofrecen ventajas cualitativas importantes, como mejor eliminación de manchas o características eco-amigables. Y otros baratos, que cumplirán bien la tarea, a pesar de tener un precio modesto. De nuevo, eso dependerá del bolsillo y las preferencias de cada quien.

Otro factor importante es el aroma. Hay que tomar en cuenta que llevaremos aquella fragancia pegada al cuerpo 24/7. Así que, si nos desagrada, probablemente llegará a los límites de lo insoportable, más tarde o más temprano.

Una vez escogido el detergente de nuestra preferencia, leeremos cuidadosamente las instrucciones del empaque, para asegurarnos que no represente ningún riesgo para la ropa que intentamos lavar.

De mi parte, voy a suponer que mis lectores(as) tienen a mano un jabón en polvo para todo tipo de ropa, nada fuera de lo común.

¿Cuánto jabón hay que poner en la lavadora? La respuesta a esa pregunta, depende de las características individuales del jabón, por una parte, y de la capacidad máxima de nuestra lavadora, por otra.

Un modo sencillo de saber cuánto jabón necesitamos, es este:

  • Llenaremos la lavadora de agua limpia, sin ropa, en el mínimo posible, es decir, como si tuviese dentro una carga pequeña de ropa.
  • Una vez alcanzado el nivel de agua, pondremos la lavadora en funcionamiento en el modo de lavado, y agregaremos una medida de jabón pequeña. (En mi caso, uso una medida de leche de fórmula, que quedó por ahí de cuando compraba para mi hijo. Equivale a 10 gramos. Si no cuentan con una, pueden usar una medida de una cucharada, de las que se usan en la cocina.)
  • Mientras la lavadora sigue en funcionamiento, agregaremos una medida más, y otra, y otra, hasta que el agua comience a hacer espuma. Cuando haga espuma suficiente que cubra la superficie del agua, significa que esa es la cantidad correcta de jabón para una carga pequeña de ropa.

En la siguiente imagen puede observarse, más o menos, el nivel de espuma que estamos buscando obtener:

Una vez que hayan determinado la cantidad de producto necesaria para una carga pequeña, todo lo que resta es multiplicar esa cantidad para cada aumento en la carga de la lavadora.

Por ejemplo, si su lavadora tiene cuatro tamaños de carga, el jabón debería calcularse así:

*Carga pequeña = 3 medidas (este número se supone que lo obtuvimos con la prueba anteriormente descrita)

*Carga mediana = 6 medidas

*Carga grande = 9 medidas

*Carga extra grande = 12 medidas

En mi caso, cuando la ropa está considerablemente sucia (con grasa, jeans muy gruesos, etc.), añado una medida más de lo que normalmente usaría. Es decir, que en estos casos, para una carga extra grande, ya no usaría 12 medidas, sino más bien 13.

Es importante usar el mínimo de detergente necesario para limpiar bien la suciedad en las prendas. Esto en primer lugar, para que no se produzcan malos olores a la hora que la ropa se seque. En segundo lugar, porque si usamos más de lo que realmente se necesita, afectaremos negativamente nuestro bolsillo. Y en tercer lugar, porque así también evitamos lanzar al ambiente una cantidad innecesaria de jabón. 🙂

A la hora de agregar el jabón en la lavadora, es recomendable hacerlo diluido, ya sea que pongamos el jabón en un recipiente y le agreguemos agua, o bien, que agreguemos el jabón a la lavadora mientras se está llenando, incorporando la ropa dentro del aparato hasta que el jabón se haya disuelto. De no hacerlo así, corremos el riesgo de que el mismo jabón, al no hidratarse correctamente, se quede adherido a las prendas y acabe manchándolas.

Es también importante conservar el jabón en un recipiente bien cerrado y en un lugar seco, para que no se humedezca, en especial si hemos adquirido una gran cantidad. Reconoceremos que el jabón se está humedeciendo, cuando presenta bolitas endurecidas difíciles de deshacer con la mano, o comienza a cambiar la coloración original que tenía al sacarlo del empaque. En estos casos, es mejor moverlo a otro lugar o envase, ya que la humedad podría cambiar sus propiedades y hacerlo inútil para nuestros propósitos de limpieza.

(Para leer la primera parte de este artículo, puede dar clic aquí.)

¿Cuáles son sus trucos para hacer más eficiente el lavado?

Anuncios

2 pensamientos en “Consejos para el lavado de ropa en casa (Parte 2)

  1. Pingback: Consejos para el lavado de ropa en casa (Parte 3) | Problemas cotidianos. Soluciones simples

  2. Pingback: Consejos para el lavado de ropa en casa (Parte 4) | Problemas cotidianos. Soluciones simples

¡Tu opinión me interesa! Comenta aquí...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s