Problemas cotidianos. Soluciones simples.

Ser ama de casa implica un reto de naturaleza diversa…

Consejos para el lavado de ropa en casa (Parte 3)

1 comentario

La serie que les presento a continuación, consta de cuatro partes. En ellas, iré ofreciéndoles algunas recomendaciones que considero útiles para hacer el lavado de ropa en casa más sencillo.

En esta tercera parte de la serie de lavado, hablaremos acerca de tres tipos especiales de prendas que ameritan cuidados diferentes a las demás, y cómo atenderlos para que no se conviertan en un problema ni echemos a la basura el dinero que hemos invertido en ellas.

Lavado de ropa delicada

Reconoceremos la ropa delicada por varias características (no son las únicas características, pero son bastante frecuentes):

1) Es muy suave.

2) Puede estar elaborada con telas costosas, que encarecen la prenda (como la seda, por ejemplo).

3) Tiende a necesitar menos esfuerzo para quedar limpia, ya que con un lavado ligero, incluso a mano, obtenemos buenos resultados.

4) Muchas veces, se incluyen materiales delicados en su decoración (como encaje, aplicaciones en ganchillo o lentejuelas).

Tengo poca ropa delicada, justamente porque el tiempo que requiere para el lavado, la hace poco funcional. Sin embargo, tengo una que otra prenda con estas características.

Lo que hago con ellas, para ahorrar tiempo en el lavado, es ponerlas en bolsas de malla o redecillas, e incluirlas en la carga de su color correspondiente.

Ahora bien: antes de correr a echar este tipo de prendas en la lavadora, resulta oportuno preguntarnos qué tantos riesgos estamos dispuestas(os) a correr con respecto a ellas. Es decir, si tenemos una prenda favorita, o que consideramos demasiado costosa para hacer experimentos con ella, es mejor seguir sacando el tiempo para lavarla a mano.

En caso de que nos decidamos, finalmente, a asumir el riesgo, vale la pena tomar en cuenta dos factores para garantizar mejores resultados con este tipo de ropa:

  • Como ya indicamos, es ropa fácil de lavar. Por lo tanto, es recomendable que la remojemos por menos tiempo que otro tipo de prendas. Lo que yo suelo hacer, es “pescar” la bolsa de la ropa delicada, y sacarla de la lavadora, por el tiempo en que la ropa común se está remojando, y volverla a poner dentro al terminar el reposo, para que acabe el ciclo de lavado normalmente.
  • También pudiera ser oportuno que esta clase de prendas se centrifuguen por menos tiempo que las otras, para que no se arruguen demasiado. En este caso, lo que haremos es detener el centrifugado a la mitad, o antes, y sacar la bolsa de ropa delicada, para contiuar secando el resto de las prendas normalmente.

El uso de este tipo de bolsas de red o malla, también está recomendadísimo para meter a la lavadora aquellas prendas que, a pesar de no ser costosas ni delicadas, son demasiado elásticas y tienden a causar enredos con otras prendas (esto me sucedía mucho con las prendas que tienen tiras para ajustar las mangas o el talle, como esta que ven en la foto de la izquierda, las cuales terminaban descosidas y hechas un nudo luego de los lavados).

Lavado de prendas con manchas

Existen actualmente en el mercado, productos que son, al mismo tiempo, eficientes con las manchas, y respetuosos de las prendas. Estos son los que se promocionan comúnmente como quitamanchas para ropa de color, o quitamanchas sin cloro, de los cuales se pueden encontrar varias marcas en el supermercado, unas más costosas que otras.

Mi recomendación para elegir el más apropiado, es que comiencen probando el más económico, y compren un envase pequeño. Luego, el segundo más económico. Si les da mejores resultados que el primero, y tienen el presupuesto para adquirirlo, usen el segundo mejor. Si no, obviamente, quédense con el primero. Una vez que estén segur(as) de cuál les funciona mejor, pueden animarse a comprar una presentación de mayor tamaño.

Aunque vale la pena adquirir uno de estos quitamanchas, por su notable eficiencia, no es necesario, para estos efectos, que compremos el quitamanchas más caro que encontremos en los anaqueles, ya que la sustancia activa que utilizan es idéntica a la de los más económicos. Por lo general, esa sustancia es peróxido de hidrógeno o perborato de sodio.

De nuevo, antes de utilizar los consejos que ofrezco a continuación, es importante que lean la etiqueta del quitamanchas que hayan adquirido.

Yo utilizo más frecuentemente un quitamanchas a base de peróxido, que uno con perborato. Esto apenas por un gusto personal, y porque obtengo buenos resultados con el que he elegido. Así que las siguientes indicaciones, responden al uso de quitamanchas a base de peróxido de hidrógeno.

Este producto, lo aplico a manchas de comida, sangre o plantas, que son la gran mayoría de las manchas que manejamos en el hogar. Para mejores resultados, lo recomendable es restregar un poco la prenda con agua fría para aflojar la mancha (salvo que sea una mancha con grasa, en cuyo caso usaremos agua a la temperatuta más caliente que permita la etiqueta de lavado), y luego aplicar el quitamanchas directamente a la mancha, tratando que la prenda esté apenas húmeda.

Se deja reposar 5-10 minutos, y a la lavadora, con su color correspondiente.

En cuanto a las manchas de tierra, los quitamanchas con peróxido no resultan muy efectivos. Lo mejor es sacudir lo más posible la tierra antes de mojar la prenda, humedecerla, restregarla con un jabón de barra para ropa, dejarla reposar una hora o dos, y a la lavadora. La mancha de tierra no suele salir del todo, pero con este tratamiento, se reduce mucho su presencia.

Un caso especial son las manchas de tinta de bolígrafo o marcador, frecuentes y detestables. La mejor solución que he encontrado para ellas, es remojarlas en leche común y corriente por 30 minutos, antes de ponerlas en la lavadora. Sé que suena a remedio de la abuela, pero les aseguro que es mil veces más efectivo en este tipo de mancha, que cualquier producto “maravilloso” del supermercado. Con leche, he logrado sacar incluso manchas de tinta que no se movieron lo más mínimo luego de dos lavados en lavadora. Si la mancha no ha salido del todo luego de lavarla, no hay problema con repetir el procedimiento.

En general, no recomiendo usar quitamanchas para intentar sacar manchas de color (prendas que tiñen otras prendas, plastilina o arcilla para moldear, etc.), ya que este producto tiende a fijar los colores, incluso los no deseados.

Lavado de prendas con mal olor

El olor del sudor, tiende a quedarse adherido a las prendas, dependiendo del material con el que estén confeccionadas y del desodorante que utilicemos.

Aquí hay que hacer una anotación importante con respecto al quitamanchas: en la publicidad vemos que se recomienda poner quitamanchas en cada carga de lavado, para mejorar el color de las prendas. Sin embargo, al hacerlo, el quitamanchas no sólo fija el color en las prendas coloridas, o blanquea los blancos, sino que también tiende a hacer que el olor del sudor se adhiera con una firmeza sorprendente a las prendas!!!!!!!!!!!!

Mi esposo y yo, de inocentes, al principio usábamos el quitamanchas así como dicen los anuncios, y en poco tiempo, toda nuestra ropa apestaba a sudor en la parte de las axilas, al punto que muchas camisas pararon en la basura y comenzamos a buscar nuevas marcas de desodorante. Dejamos esta práctica, y empezamos a usar dicho producto sólo en las manchas (obviamente, no en las manchas de las axilas 😉 ) y el problema simplemente desapareció.

Aun así, puede ser que tengamos una prenda con un mal olor que no sale, en las axilas o en otra parte. He escuchado de personas que se quejan de que el vómito de los niños deja este tipo de olor perenne, para que se hagan una idea de lo que hablamos.

Para este problema, hay varias opciones que pueden probar, a ver cuál de todas les ofrece mejor solución a su tipo de “fragancia” y tipo de tela:

1) Aplicar agua oxigenada (que es peróxido de hidrógeno, mismo principio activo del quitamanchas) en la zona, pero luego de lavar la prenda. El problema que tuvimos mi marido y yo con el método de lavado, fue que el quitamanchas llegaba a las prendas antes de que estuviesen limpias. Así que yo me animaría a probar este método también con el quitamanchas de peróxido, pero en la prenda limpia. Se deja 5-10 minutos, y a lavar de nuevo.

2) Hacer una pasta con bicarbonato de sodio y un poquito de agua, y restregar con ella la zona que queremos desodorizar, previamente humedecida. Se deja reposar 5-10 minutos, y a lavar. Este método es mi favorito, por mucho, en especial para las manchas olorosas de desodorante. 🙂

3) Restregar la prenda con un poco de alcohol, cualquiera que tengamos a mano, y ponerla a lavar normalmente en la lavadora.

(Para leer la primera parte de este artículo, puede dar clic aquí.)

(Para leer la segunda parte de este artículo, puede dar clic aquí.)

¿Cuáles son sus trucos para hacer más eficiente el lavado?

Anuncios

Un pensamiento en “Consejos para el lavado de ropa en casa (Parte 3)

  1. Pingback: Consejos para el lavado de ropa en casa (Parte 4) | Problemas cotidianos. Soluciones simples

¡Tu opinión me interesa! Comenta aquí...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s