Problemas cotidianos. Soluciones simples.

Ser ama de casa implica un reto de naturaleza diversa…

Consejos para el lavado de ropa en casa (Parte 4)

Deja un comentario

La serie que les presento a continuación, consta de cuatro partes. En ellas, iré ofreciéndoles algunas recomendaciones que considero útiles para hacer el lavado de ropa en casa más sencillo.

En la última entrega de la serie, les presento algunos trucos útiles para ahorrarnos algo del tiempo y cuidar la ropa, cuando llega el momento de colgarla o tenderla.

Para empezar, debo dejar claro que no utilizo y no me gusta utilizar secadora de ropa, por varios motivos.

Desde mi punto de vista, este aparato tiende a echar a perder las prendas más rápidamente, sin mencionar que algunas se encogen, a veces de una forma casi imperceptible, pero que se va a acumulando a través de los usos. Además, genera un gasto de electricidad importante, aunque se utilice en forma moderada. Y, finalmente, prefiero no usarla porque me parece que colgar la ropa y dejarla secar al aire es mil veces más amigable con el ambiente, y produce buenos resultados, aunque sea más lento.

Partiendo entonces del supuesto de que vamos a colgar la ropa, estos son los consejos que me han dado mejores resultados a lo largo del tiempo:

  • Las prendas deben colgarse de manera que no se deformen ni estiren. Ese es el principio básico. La gran mayoría de prendas que usamos diariamente, se secarán de forma apropiada, si las colgamos correctamente, aunque hay algunas excepciones y cuidados. A continuación les ofrezco unos dibujos, en los que he puesto puntos de color azul para señalar el lugar en el que debemos poner las prensas a la hora de colgar:

En este caso, noten que las prensas no van en la punta del tirante, ya que eso tiende a dañarlo, sino que se ponen ya en el inicio de la tela

En el caso del sostén o brasier, lo mejor es colgarlo por el centro (es decir, no como en esta foto. La usé simplemente para que se viera bien el lugar donde poner la prensa 😉 ). Incluso puede hacerse sin prensas, simplemente montando la prenda en el cable del tendedero. Así corre menos riesgo de deformarse.

En el caso de las camisetas, es importante que queden bien estiradas en horizontal (sin que lleguemos a dañarlas, claro está) para que sequen apropiadamente.

Los pantalones, en especial los gruesos o que tienen bolsillos, secarán mejor si colocamos las prensas solamente en la parte de atrás, y dejamos que cuelgue el frente, abriendo el zíper (cremallera) y los botones, para mejor ventilación.

  • Al colgar la ropa, debemos asegurarnos que quede bien estirada en forma horizontal, pero sin deformarse. Si no se estira bien, la prenda tarda más en secarse y puede incluso tomar mal olor.
  • Para las prendas delicadas, las prensas podrían no ser recomendables. Dependiendo del tipo de prenda y del espacio con que contemos, podríamos optar por las siguientes opciones:
    • Colgar la prenda SIN PRENSAS, simplemente acostada en el cable o alambre para tender.
    • Colocarla en una superficie plana y horizontal, siempre bien estirada, donde se ventile bien hasta secarse.
  • Una opción que ahorra tiempo de planchado y espacio en el tendedero, es poner a secar algunas prendas en los mismos ganchos que utilizamos en nuestro clóset o armario. Esta idea es muy útil para las camisas de vestir y blusas elásticas, ya que de esta forma se arrugan menos, e inclusive puede ahorrarnos el planchado. Sin mencionar que, al secarse, podemos pasarlas directamente del tendedero al clóset. ¡Esto de verdad que economiza demasiado tiempo y trabajo en casa! No lo recomiendo, sin embargo, para aquellas prendas muy pesadas (como suéters gruesos, por ejemplo), ya que el gancho, antes que ayudar, tiende a deformar nuestra ropa a causa del peso.
  • Un tipo de prenda que da mucho trabajo y quita mucho tiempo, son las medias (calcetines). Al bajarlas del alambre o tendedero, se pierden, se mezclan con otras prendas, y acabamos extraviando los pares. Una forma de tenderlos y a la vez ahorrar tiempo, es colocarlos en parejas (las dos piezas con una sola prensa), tomados por las puntas (donde irían los dedos). Cuando están secas, simplemente las doblamos por el extremo que ha quedado libre, de modo que se forme una bolita, y despúes las quitamos del tendedero (es decir, vamos a formar la bolita “en el aire”, mientras el par está suspendido en el tendedero). De esta forma, jamás volverán a perder un par.

  • Una práctica que conservará por más tiempo la rica fragancia del detergente en la ropa, además de ahorrar mucho tiempo de planchado, es doblar la ropa inmediatamente después de que la bajamos del tendedero. O bien, inmediatamente después de sacarla de la máquina secadora, en caso que la utilicemos. Es algo difícil hacerse el hábito, sin mencionar que a veces no tenemos tiempo para dedicarnos a esta tarea en ese preciso instante. Pero de verdad funciona muy bien, y nos ahorra dolores de cabeza más adelante.

(Para leer la primera parte de este artículo, puede dar clic aquí.)

(Para leer la segunda parte de este artículo, puede dar clic aquí.)

(Para leer la tercera parte de este artículo, puede dar clic aquí.)

¿Cuáles son sus trucos para hacer más eficiente el lavado?

Anuncios

¡Tu opinión me interesa! Comenta aquí...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s