Problemas cotidianos. Soluciones simples.

Ser ama de casa implica un reto de naturaleza diversa…

¿Pensando en cambiar de desodorante?

1 comentario

Este es un artículo que tenía en el horno hace ya un tiempo. Sin embargo, me había resistido a publicarlo, hasta estar segura de que la información que les iba a compartir, es cierta.

Hace un tiempo ya, he estado en busca de opciones más naturales y económicas en lo que a productos de cuidado personal se refiere.

Y esa búsqueda, me llevó a utilizar un producto que me ha dado mucha satisfacción.

Desde hace varios meses, estoy utilizando como desodorante un producto formulado con alumbre amoniaco (ammonium alum), y la verdad que he conseguido excelentes resultados con él. Tomen en cuenta que me lo aplico sin ningún otro complemento, y que lo uso inclusive para el gimnasio.

Existen varias marcas en el mercado, por lo que no me referiré a nombres específicos, sino al ingrediente activo, que es lo que nos interesa, y lo que lo hace efectivo.

Entre las ventajas que he encontrado al utilizarlo, están las siguientes:

  • No deja residuos blancos en las axilas.
  • No mancha la ropa ni se acumula en la zona de las axilas de las prendas.
  • No es pegajoso ni grasoso.
  • Seca rápidamente.
  • No causa irritación ni alergias.
  • Es MUY económico.
  • Tiene algunas características eco-amigables (y de esto hablaré más adelante).
  • No contiene propelentes, alcohol, fragancia ni conservantes.

Economía

Como he mencionado, es un producto que nos permite economizar desde muchos puntos de vista, y además cuenta con características que lo hacen mejor para nuestra salud que otros productos comerciales.

Si no daña la ropa con manchas o acumulación, como otros desodorantes, perderemos menos prendas a lo largo del tiempo por culpa de esto. Sin mencionar que invertiremos menos tiempo y esfuerzo en sacar manchas y malos olores, además de economizarnos el costo de los productos que solemos utilizar para atender dichos problemas.

Veamos los precios en comparación con mi desodorante anterior:

Producto

Desodorante de supermercado (barra o “stick”)

Desodorante con alumbre amoniaco (barra o piedra)

Costo

$5 aproximadamente

$10 aproximadamente

Duración

2 meses máximo

12 meses (el empaque dice “dura un año”, pero yo llevo menos que eso usándolo)

Gasto anual en desodorante

$30 aproximadamente

$10 aproximadamente

Como puede verse, aun suponiendo que el desodorante de alumbre amoniaco no llegara a durarme un año completo, con sólo que durara más de 4 meses yo ya me habría economizado algo.

Valga mencionar que esta presentación que yo adquirí, es “grande”. Existen otras más pequeñas, de 40 gramos, las cuales son obviamente más económicas (alrededor de $5) y convenientes, en caso que solamente queramos hacer la prueba y ver si nos interesa el producto. Si hacemos la ecuación correspondiente, suponiendo que los 120 gramos deben durar 12 meses, los 40 gramos deben rendir para 4 meses aproximadamente.

Recomendaciones para la aplicación

Piel húmeda

El envase del desodorante indica que debe humedecerse la piedra, y luego deslizarla por las axilas.

Sin embargo, luego de mi experiencia, considero que la mejor manera de aplicarlo es humedeciendo las axilas en vez de la piedra.

Lo que hago es aplicar el producto en la piel húmeda luego del baño, es decir, con la piel limpia y sin secar el exceso de humedad que queda luego de bañarme. De este modo, la piedra o barra se desliza mucho mejor, y nos seguramos que llegue a todos los rincones de la axila, logrando un efecto desodorante apropiado y eficiente.

Piel limpia

El hecho de que la piel se encuentre limpia, es MUY importante.

He leído críticas negativas acerca de este producto, de parte de personas que afirmaban que su piedra, en lugar de quitarles el olor a sudor… ¡había tomado el olor de su sudor! Sin embargo, también mencionaban que habían reaplicado el producto cuando sintieron que comenzaban a oler mal.

Honestamente, yo dudo muchísimo que esto sea verdad. El olor se produce por bacterias que entran en contacto con el aire. No veo la forma en que las bacterias del sudor de una persona, lograran sobrevivir indefinidamente en una barra de alumbre de aluminio, que además permanece cerrada…

De todas formas, como precaución, lo ideal es que utilicemos el producto solamente en la piel limpia. Y, en caso de que comenzáramos a percibir algún olor demasiado fuerte en nuestras axilas, utilicemos un desodorante regular para atenderlo, en lugar de reaplicarnos la piedra sin haber limpiado la piel.

Piel “desintoxicada”

La última recomendación para aplicar este producto, se trata de una técnica que yo utilicé y que creo que ha influido decisivamente en los buenos resultados que he obtenido con él.

Antes de usar por primera vez este desodorante, pensé que quizá mis axilas estaban “saturadas”. Así que hice esta rutina para limpiar a fondo la piel:

1) Baño normal con jabón. Enjuagué.

2) Exfoliación con azúcar cruda sobre piel húmeda. Enjuagué.

3) Exfoliación suave y limpieza con bicarbonato de sodio. Enjuagué muy bien para retirar todo el bicarbonato.

¡Les recomiendo mucho que la hagan! De este modo, se aseguran mejores resultados.

Engaño verde

Se dice que el derivado de aluminio que se utiliza en los desodorantes comerciales más comunes (normalmente clorhidrato de aluminio), está asociado a padecimientos como el alzheimer.

Sin embargo, no existen todavía estudios concluyentes acerca de estos problemas (y si existen, probablemente haya mucho interés comercial en que no se conozcan 😦 )

Cuando adquirí este producto, lo hice creyendo que era una opción natural.

Luego leí que lo “verdaderamente natural” era el desodorante a base de ALUMBRE DE POTASIO, ya que este, por su estructura química, no lograba absorberse en el cuerpo, además que se encontraba en su estado natural en nuestro planeta, mientras que el alumbre de amoniaco se obtenía mediante procesos químicos en forma industrial.

Así que, por un mes o dos, estuve convencida de que había adquirido “el alumbre equivocado”.

Sin embargo, he encontrado una tercera fuente, que me parece muy confiable, en la que se indica que la promoción de estas piedras de alumbre, cualquiera que sea, como un producto natural, constituye lo que se conoce como un “engaño verde”, ya que las son obtenidas casi siempre en forma absolutamente industrial, y el aluminio que contienen, obtenido naturalmente o a partir de síntesis en laboratorio, se absorbe en el cuerpo de todas maneras, en uno u otro caso.

(Para leer el artículo, muy interesante por cierto, pueden dar clic aquí)

Desde mi punto de vista, sin embargo, este producto sigue siendo una muy buena opción en caso que queramos hacer algo por nuestra salud y por el ambiente al mismo tiempo.

Presenta beneficios para la salud, debido a que, como ya he mencionado, no contiene una serie de sustancias potencialmente nocivas que sí se encuentran presentes en los desodorantes regulares de supermercado, como propelentes, alcohol, fragancia o conservantes. Esto reduce el riesgo de alergias y otras complicaciones asociadas a este tipo de sustancias.

También es mejor que el desodorante regular, ya que no es un antitranspirante, lo que implica que no obstruye los poros ni glándulas presentes en la piel de las axilas.

Y me parece que también ayuda al ambiente, en la medida en que, como he indicado antes, dura un año (en el caso del envase que yo adquirí). Esto se traduce, inevitablemente, en una menor cantidad de desechos sólidos lanzados al ambiente, o menos inversión de energía en reciclaje de los mismos, en caso que se reciclen. En un año, normalmente, yo hubiera desechado al menos seis envases de desodorante. Con este producto, sólo desecharé uno. Y eso debe significar algo para el planeta. 😉

En conclusión: que quede claro que no es una opción natural, pero sí es mejor que los desodorantes regulares, por lo que está, por decirlo de algún modo, a medio camino hacia una solución 100% natural.

Antes de adquirir este producto

Probablemente estén pensando “Voy a salir a buscar este desodorante“. Antes de hacerlo, tomen en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Pueden adquirirlo en una buena macrobiótica (tienda naturista, herboristería).
  • No paguen caprichos. Seguramente encontrarán precios distintos entre productos idénticos, solamente en razón de la marca. Compren el más económico, ya que, si comparan las etiquetas, verán que todas muestran el mismo ingrediente activo, ya sea alumbre de amonio o alumbre de potasio.
  • Existen versiones del mismo producto, pero con aroma. Los aromas naturales, a partir de aceites esenciales, no suelen resultar irritantes y pueden adquirirse con toda confianza. Y deben estar indicados como tales en la etiqueta.
  • Tomen en cuenta las recomendaciones para la aplicación que he mencionado en este artículo, para que obtengan así mejores resultados.

Si tienen alguna consulta, no duden en dejarme un comentario.

Anuncios

Un pensamiento en “¿Pensando en cambiar de desodorante?

  1. Pingback: Invisible Black & White Antitranspirante Roll-on de “Nivea” | Problemas cotidianos. Soluciones simples.

¡Tu opinión me interesa! Comenta aquí...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s