Problemas cotidianos. Soluciones simples.

Ser ama de casa implica un reto de naturaleza diversa…

Amas de casa en forma

3 comentarios

Ama de casa en forma

Dedicarse exclusivamente a las labores del hogar, ser ama de casa, sigue estando estigmatizado hoy más que nunca.

Y uno de los conceptos que más fácilmente asociamos con los oficios domésticos, es la “pérdida de la belleza”, como si ser madre y hacer trabajo de casa necesariamente fuese sinónimo de extraviarse una misma en su apariencia y su forma de ser.

Personalmente, nunca estuve dispuesta a “dejar de ser yo” aunque tuviera que convertirme en ama de casa. Por eso, durante estos años en que me he dedicado a mi hogar y a hacerme cargo de Alonso, he procurado siempre verme bien y cuidar de mi salud.

Lo que quiero compartirles hoy, NO es una dieta milagrosa −las odio con todo mi corazón. Sino, más bien, ofrecerles algunos pequeños consejos que yo he puesto en práctica, con los que recuperé mi peso normal luego del embarazo y me he mantenido desde entonces.

He aquí mis trucos:

1) Dejar a un lado las excusas y ejercitar.

Cuando vemos nuestras ocupaciones diarias como amas de casa, solemos pensar que “no nos queda tiempo” para hacer ejercicio, o que el presupuesto impide pagar un gimnasio. Sin embargo, en estas mismas tareas cotidianas, podemos encontrar la oportunidad perfecta para poner el cuerpo en movimiento. Sea que limpiemos ventanas o juguemos con el niño, hagámoslo con entusiasmo. Usemos música, bailemos al limpiar. Levantemos al bebé mientras jugamos con él, como si fuese una mancuerna para ejercicio. Vayamos a hacer compras o a dejar los niños a la escuela, caminando. La idea es movernos, siempre movernos.

2) Agua, mucha agua

Esto no es nada nuevo, pero lo recalco aquí porque es importante y efectivo. El agua tiene mil efectos beneficiosos en nuestro cuerpo, y muchos de ellos propician que logremos mantener un peso saludable y una bonita figura. Especialmente, si se toma en ayunas, o durante la noche, cuando nuestro estómago está vacío (yo aprovecho para tomarla cuando me levanto al baño durante la noche). Al principio puede producir algo de náuseas, pero luego el organismo se acostumbra.

3) Cocinar con poca grasa

Contrario a ese estigma de que las amas de casa debemos estar feas y arruinadas, trabajar en casa nos ofrece la maravillosa oportunidad de vigilar de cerca lo que cocinamos y comemos. Al contrario de quienes trabajan fuera del hogar, y muchas veces deben comer en restaurantes, nosotras sabemos la calidad de la comida que ingerimos, porque podemos prepararla. No se trata de obsesionarse con lo “light”, sino de hacer las mismas recetas de siempre, con el mínimo posible de grasa, o con la mayor cantidad de grasas saludables en proporción a la grasa total que usamos en las comidas. Especialmente, evitaremos las grasas trans, que lo único que saben hacer es guardarse en el cuerpo y enfermarnos.

4) Frutas y vegetales

Relacionado con el punto anterior, es el balance en lo que comemos. De nuevo, la idea no es comer pura lechuga, como conejos. Sino incluir verduras y frutas diferentes en los menús de la semana, de forma que resulte apetitoso, interesante y saludable, combinándolas con el resto de grupos alimenticios en forma moderada. También resulta muy útil, mantener frutas y verduras lo más “preparadas” posible, para que no nos cause aburrimiento el prepararlas. Pique y guarde en el refrigerador, la fruta que se pueda picar. Tenga vegetales limpios, cortados y listos para cocinar. Consuma en lo posible vegetales crudos. Prepare nuevas recetas con las mismas verduras que le han gustado siempre.

5) Respetar los horarios de comida

Entre todas las ocupaciones de cada día, a veces no hacemos el espacio para sentarnos a comer. ¡¡¡¡¡¡Comer es importante!!!!!!!! Las comidas deben tener espacio y prioridad en nuestra rutina cotidiana. Si saltamos comidas, comeremos en exceso y escogeremos mal nuestros alimentos cuando finalmente tengamos la oportunidad de comer, y eso se reflejará en aumento de peso y pérdida de energía. Nada nos hace sentir más agotadas y adormecidas, que un estómago demasiado lleno.
Al mismo tiempo, el respeto por los tiempos de comida implica evitar comer entre comidas. Teniendo toda la alacena a disposición, es fácil tentarse. Sin embargo, si nos encargamos de comer en los tiempo regulares, tendremos menos probabilidad de caer en la tentación cuando no sea la hora.

6) Evitar comida grasienta y azucarada en casa

Muchas veces, en especial cuando hay niños en la casa, el carro de compras termina incluyendo golosinas, postres, frituras y toda clase de comidas procesadas con bajos niveles nutricionales. Dar este tipo de cosas a los pequeños, quizá no les afecte tanto si se hace de vez en cuando. Pero para los adultos, el efecto es muy distinto. Si llegan a casa, lo más probable es que los comamos, y quien más va a comer, es quien pasa más horas dentro de casa. Así que es mejor no permitir que pasen la puerta. Si el pequeño quiere caramelos, compre para él una porción solamente, y no un empaque con varias porciones. O bien, ofrézcale algo más sano a cambio, si es que logra negociar.

7) Incluir sustitutos saludables en forma realista

No elimine alimentos normales de su dieta, sólo sustitúyalos por opciones más sanas. Como dije, la idea no es hacer una dieta milagrosa. Cuanto más apegados a nuestra realidad estén los cambios que hagamos en la rutina y la dieta, más fácil será mantenerlos. Si puede cambiar el pan blanco por pan integral, hágalo. Pero, si de sobra sabe que llevará el pan integral a casa, y lo colocará en la alacena hasta que llegará el momento inevitable de desecharlo, es mejor seguir con el pan blanco, y hacer el cambio en algún otro alimento.

¿Cuáles trucos utilizan con éxito para mantenerse en forma? Espero sus comentarios y preguntas…

Anuncios

3 pensamientos en “Amas de casa en forma

  1. Pingback: Madre y ama de casa: la importancia de la alimentación | Problemas cotidianos. Soluciones simples

  2. Pingback: Hoy puede ser un gran día | Problemas cotidianos. Soluciones simples.

  3. Pingback: Entrevista con: Susana Dakidissa | Problemas cotidianos. Soluciones simples.

¡Tu opinión me interesa! Comenta aquí...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s