Problemas cotidianos. Soluciones simples.

Ser ama de casa implica un reto de naturaleza diversa…

Truco barato y fácil para el aseo de mascotas

Deja un comentario

Copyright (c) 123RF Stock Photos

Copyright (c) 123RF Stock Photos

Siempre me han gustado las mascotas, pero también suelen demandarme mucho tiempo, porque intento que estén muy limpias y bien cuidadas, casi como un bebé.

Hace un tiempo ya, tenemos en casa un perrito. Y en este caso no ha sido la excepción en cuanto a los cuidados, en especial porque nuestra mascota tiene permiso de andar dentro de casa. Esta idea se me ocurrió un día de tantos, en que intentaba dejarle impecable…

Sucede que, como tiene el pelo un poco largo y rizado, es el tipo de perro al que suele hacérsele una especie de costra pegajosa en el lagrimal. Limpiar esta costra es una tarea bastante tediosa, porque además el perro no se deja, y debe repetirse la limpieza con frecuencia.

La mejor solución que he encontrado para hacer más sencilla esta labor, y que el cachorro tenga el lagrimal limpio (luego de intentos con multitud de técnicas y materiales) ha sido utilizar un humilde, sencillo, barato y práctico cepillo de dientes viejo.

¡Es muy fácil! Tomamos el cepillo, lo humedecemos, y comenzamos a deslizarlo con mucho cuidado cerca del lagrimal, de arriba hacia abajo, como si estuviésemos peinando el pelo de esa zona. Cuando la costra se adhiera al cepillo, lo limpiamos con un paño o toalla de cocina. Repetimos humedecer-cepillar, hasta que haya quedado completamente limpio.

En especial antes del baño, esta técnica es muy útil, porque nos permite eliminar de la cara del perrito las secreciones oscuras del ojo, antes que el pelo se humedezca con el agua del baño y se vuelvan demasiado blandas para poder quitarlas. Pero también funciona por sí sola, es decir, cuando solamente queremos quitar la costra, sin que haya un baño de por medio.

Puede ser útil (y a veces necesario) que otra persona nos ayude un poco a sostener al perrito mientras limpiamos los ojos, de forma que no se mueva demasiado.

Y, por supuesto, cuanto más pequeño el perro, tanto mejor nos resultará utilizar un cepillo pequeñito también, como los que usan los niños.

Si se trata de cómo aprovechar un cepillo de dientes viejo, estoy segura que todas podemos dar ideas nuevas y diferentes al respecto… ¿Cómo los utilizan ustedes? Espero sus comentarios…

Anuncios

¡Tu opinión me interesa! Comenta aquí...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s