Problemas cotidianos. Soluciones simples.

Ser ama de casa implica un reto de naturaleza diversa…

Milagros cotidianos. Bendiciones simples.

Deja un comentario

Milagros cotidianos

Hace mucho tiempo, cuando finalmente acepté que era una ama de casa, y que lo sería por un buen período, la pasé bastante mal.

El hogar nunca fue “mi espacio”, a pesar de haber vivido siempre con una familia (primero la “mía”, luego la que formé con mi esposo).

Así que, al pensar que estaría en casa por largas horas, sin salir, sin ver a otras personas, usando “ropa de casa” a mis anchas y encima criando a un niño, y al multiplicar eso por los años que yo calculaba que iba a durar mi “encierro”, casi me volvía loca…

Luego descubrí lo que vamos descubriendo las amas de casa (voluntarias o forzosas) tarde o temprano: que suceden cosas maravillosas dentro de las paredes de casa, también…

Mientras he estado aquí (más de seis años ya), he visto suceder frente a mis ojos los siguientes “milagros cotidianos”, entre muchos otros:

– Un niño aprendió a caminar. Once increíbles pasos la primera vez.

– Un cachorro sanó perfectamente de su operación. Una mano invisible puso pelo nuevo sobre las cicatrices, y así las borró por completo.

– Una mujer lloró mucho, doblada por culpa del dolor. Luego ella dejó de llorar, se levantó y continuó adelante como si nada hubiera pasado.

– Unas amigas se reunieron después de mucho tiempo, cuando creían que no se iban a ver más en la vida.

– Cierta mujer recibió la noticia de la muerte de su hermana. Y la perdonó por su mal comportamiento.

– Una mamá pidió a Dios paciencia. Dios le concedió mil pruebas, y su paciencia creció.

– Una aprendiz de jardinería se enamoró de una flor, desde el fondo de su ser.

– Unos padres intuyeron lo que era mejor para su hijo, y lo sacaron de una situación peligrosa.

– Una mujer concibió a un niño, y visitó a su hermana para darle la hermosa noticia.

– Una mujer intentó dar a luz a una niña. La niña murió e hizo nacer un poema.

– Dos hermanas redescubrieron el amor que se tenían desde niñas.

– Cierta estudiante tardó dos largos años en plantear las preguntas, y tan sólo cuatro meses en ofrecer las respuestas correctas.

– Un mal hombre intentó hacer daño a una mujer inocente. Ella cambió de piel bajo la presión de ese dolor, y surgió como una nueva persona.

– Una mujer tomó la mejor decisión para ella y sus hijos, enfrentó su miedo y abandonó a quien le hacía daño.

– Un hombre y una mujer hicieron salir amor y vida de una cocina.

– Una joven comprendió que había tomado un rumbo equivocado, y recapacitó.

¿Y ustedes? ¿Cuáles son sus “milagros cotidianos”? Espero sus comentarios…

Anuncios

¡Tu opinión me interesa! Comenta aquí...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s