Problemas cotidianos. Soluciones simples.

Ser ama de casa implica un reto de naturaleza diversa…

¿Cómo encontrar tiempo para hacer trámites fuera de casa?

Deja un comentario

No podemos evitar hacer trámites. Lo que sí podemos es volvernos más eficientes frente a ellos…

  Hacer trámites2
Entre las cosas que más detesto en esta vida (y en cualquier vida futura que me espere 😉 ), se encuentra el salir de casa a hacer trámites.

 
Una puede perder hooooooras haciendo filas, encontrando “la ventanilla correcta”, esperando que llamen la ficha que tiene en la mano, intentando comunicarse con “el encargado” para que le resuelva… Y al final, luego de esas valiosas horas invertidas en casi nada, todavía hay que regresar a casa, a terminar los quehaceres.
 
Por eso, he desarrollado cierto “método” para maximizar ese tiempo que necesariamente toca utilizar, cada tanto, para llevar a cabo los trámites, y es el que hoy les comparto.
 
Estos son mis “pasos básicos de la tramitología”:
 

1) Hacer una lista.

Al igual que anotamos los productos y alimentos que se nos van acabando en casa, resulta útil mantener una lista actualizada de los trámites que hace falta realizar y los que ya hemos realizado. Para que nuestra lista cumpla verdaderamente con su cometido, es necesario anotar la tarea en el mismo momento en que surge, para no olvidarla e, igualmente, tomarla en consideración cuando nos llegue la oportunidad de hacerla. Cuanto más a mano la tengamos (en el  teléfono celular, por ejemplo) tanto más efectiva será.
 

2) Realizar lo que se se pueda vía internet o teléfono.

Muchos pagos y trámites no requieren que nos desplacemos físicamente para realizarlos, y hay que aprovechar esa circunstancia a nuestro favor tanto como se pueda.

 
Si no se puede tramitar por esos medios, al menos averiguaremos el trámite y el papeleo que se necesita, antes de llegar, para no perder tiempo en ir hasta una ventanilla llena de gente, sólo para preguntar. O bien, investigaremos cuáles son los horarios de atención del lugar al que nos dirigimos, para no hacer el viaje en vano hasta allí.
 

3) Disponer un día y hora específicos para hacerlos.

Ya que los trámites suelen ser agotadores, elegir el día para llevarlos a cabo requiere dos consideraciones principales: 1) no dejarlos para último minuto, en tanto sea posible; y 2) asegurarnos de disponer el tiempo suficiente para el trámite propuesto.
 
Esto significa, por ejemplo, que si un determinado asunto nos va a tomar al menos dos horas, pero debemos estar de regreso en casa en sólo hora y media, lo mejor será fijar ese trámite específico para otro día.
 

4) Hacer una ruta lineal ida y vuelta.

 
Suponga que su casa es el punto A. El lugar más lejos donde usted irá a hacer sus trámites en un día determinado, lo llamaremos punto Z. Calcule, en primer lugar, cuánto tiempo le llevará llegar desde A hasta Z, el tiempo de regreso y, además, el tiempo que le tomará el trámite en cuestión, así:
 
Casa – Oficina del abogado: 30 minutos
Trámite con el abogado: 30 minutos
Oficina del abogado – Casa: 30 minutos
_________________________________
Tiempo mínimo para trámite: 90 minutos
 

5) Revisar la lista para añadir trámites que se puedan realizar dentro de la misma ruta trazada.

 
Supongamos que, el día que hemos dispuesto para el trámite con el abogado, no disponemos de 90 minutos, sino de 120.
 
Una vez establecida la ruta, repasamos la lista, para ver si entre el punto A y el punto Z, existe alguna otra oficina o ventanilla que necesitemos visitar. Si podemos cubrir ese trámite en los 30 minutos que nos sobran, entonces lo hacemos, así:
 
Casa – Banco: 15 minutos
Trámite en el Banco: 30 minutos
Banco – Oficina del abogado: 15 minutos
Trámite con el abogado: 30 minutos
Oficina del abogado – Casa: 30 minutos
_________________________________
Tiempo mínimo para trámite: 120 minutos
 
Otra forma de maximizar el tiempo, es incluir otros trámites dentro de los mismos tiempos de espera.
 
Digamos que sólo necesitamos un comprobante del banco, pero tardarán al menos 20 minutos en tenerlo listo. Cerca del banco, hay una farmacia donde podemos comprar el medicamento de nuestra hija. Entonces hacemos esto:
 
Casa – Banco: 15 minutos
Pedir comprobante en el Banco: 5 minutos
Banco – Farmacia: 10 minutos
Farmacia – Banco: 10 minutos
Recoger comprobante en el Banco: 5 minutos
Banco – Oficina del abogado: 15 minutos
Trámite con el abogado: 30 minutos
Oficina del abogado – Casa: 30 minutos
_________________________________
Tiempo mínimo para trámite: 120 minutos
 
Como puede verse, estos son apenas ejemplos. La idea, en general, es que si podemos hacer algo adicional en el mismo tiempo y sin tener que quedarnos a esperar en la fila, tanto mejor.
Para ayudarnos con este paso, podemos incluso dibujar un pequeño mapa, donde iremos colocando en orden de aparición los lugares que nos proponemos visitar en una sola “sesión de trámites”.
 
 

6) Armarse de paciencia y llevar algo para hacer durante la espera. En especial si el viaje se hace con niños.

 
Leer un libro o revisar la agenda mientras esperamos en la fila, quizá no nos haga maximizar el tiempo tanto como quisiéramos, pero definitivamente es mejor que nada, y mejorará nuestra paciencia.
 
Si además nos acompañan los niños, los “smartphones” y “tablets” son grandes ayudas para mantenerlos ocupados (de hecho, casi alienados) mientras permanecemos inevitablemente en la fila.
 

7) Tachar de la lista y repetir el proceso

 
Después de todo, los trámites jamás se acaban… 😉

¿Cuáles son sus trucos para hacer menos pesados los trámites fuera de casa? Espero sus comentarios…

Anuncios

¡Tu opinión me interesa! Comenta aquí...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s