Problemas cotidianos. Soluciones simples.

Ser ama de casa implica un reto de naturaleza diversa…

Trucos para ahorrar en el supermercado (PARTE 1): Envases más grandes

5 comentarios

¿Llevar más de lo mismo?: considere si realmente vale la pena comprar envases más grandes

En estos tiempos en los que se hace necesario ahorrar algún dinero, muchas empresas ofrecen en los supermercados presentaciones o envases más grandes de sus productos, y nos invitan a hacer ese ahorro con dichas mega-versiones de lo que ya consumimos normalmente, pero ¿de verdad vale la pena comprar en abundancia? De mi experiencia en las lides del supermercado, le dejo unos criterios para tomar en cuenta a la hora de decidir si llevarse o no el “paquetón” a casa.

Algunas de las ideas que le propongo, requieren una calculadora para facilitar el trabajo. Pero ello no es difícil, porque incluso la mayoría de los teléfonos celulares cuentan con una.

Mejor precio por volumen

En algunos casos, las presentaciones más grandes tiene un mejor precio por unidad que las pequeñas. Para saber esto, usted divide el precio del paquete entre el número de mililitros, gramos u onzas, y compara los resultados.

Ejemplo:

 Producto  Peso  Valor (en moneda, cualquiera)  Dividido
 Paquete de jabón grande.  5000 gramos  8  8/5000= 0,001…
 Paquete de jabón pequeño  1000 gramos  6  6/1000= 0,006

Como se ve en el ejemplo (aunque es un poco extremo) en el paquete grande cada gramo cuesta menos que en el paquete pequeño porque 0,001 es menor que 0,006. Así, el paquete grande es más económico (se paga menos por cada gramo) aunque a la larga, le va a tocar sacar más dinero de una sóla vez para comprarlo. (Más adelante veremos qué se hace con ese dinero extra que necesita para comprar la versión más grande.)

En algunos países, los supermercados ofrecen este tipo de información junto al precio del producto, lo cual facilita la comparación entre productos de la misma marca, o incluso entre productos similares de marcas diferentes.

Mayor volumen en productos básicos

Una recomendación básica es que no adquiera grandes cantidades de un producto que no sea de primera necesidad, ya que la idea es ahorrar, y eso sólo se logra enfocándose en lo que más le sirve y dejando un poco de lado lo que es accesorio. Si, por ejemplo, encuentra en el supermercado una super promoción de carbón para asador o parrilla en empaques gigantes, pero en su hogar las comidas con el asador son apenas ocasionales, entonces en principio no vale la pena adquirir ese producto. En cambio, si la promoción del megaempaque es de arroz, y su familia consume arroz cinco de siete días a la semana, entonces ahí sí tiene un claro beneficio. Puede  parecer difícil al principio, pero con el tiempo se acostumbrará a recorrer el supermercado sin siquiera detenerse a considerar esos productos de poco uso, por más baratos que se encuentren.

 Mantenerse dentro del presupuesto

No se vale salirse del presupuesto con la excusa de aprovechar un envase grande o en oferta. Esa es exactamente la actitud que esperan los supermercados de parte de sus clientes, para obtener mayores ganancias. Es decir, no se vale que su factura final sea  PRESUPUESTO + OFERTA. Si usted tiene asignado un monto para gastar en sus compras, la oferta o envase de mayor tamaño debe conseguir lugar en ese presupuesto, de la forma que explicaré más adelante.

Fechas de vencimiento VS consumo efectivo del producto

A la hora de adquirir más de lo mismo, hay un factor importantísimo que debe tomarse en cuenta a la hora de decidir, y son las fechas de vencimiento del producto. Volvamos con el caso del arroz: este grano, como casi todos, puede conservarse por largos períodos sin que se eche a perder. Así que comprar un empaque más grande parece buena idea, en la medida en que sabemos que vamos a tener tiempo suficiente para consumirlo en buenas condiciones, si nos aseguramos de conservarlo en el lugar apropiado. La carne, en cambio, por muy económica que esté y por mucho que le guste a nuestra familia, se echa a perder en poco tiempo, aun con los mejores cuidados, por lo que comprar más de lo que normalmente consumimos no tendría sentido a menos que, como excepción, estemos pensando en hacer una reunión con muchas personas y sepamos que se va a consumir toda en corto plazo. Si compramos mayor volumen de un producto que al final no se consume del todo, entonces también estaremos echando a la basura el posible ahorro que tuvimos al adquirir mayor cantidad.

 No productos nuevos, sólo los conocidos

Es también muy común que existan promociones de mejor precio por mayor volumen en productos que se encuentran en lanzamiento al mercado. Para poder competir, las empresas buscan atraer consumidores de otras marcas ofreciendo un mejor precio por volumen. Mi recomendación es que no adquiera más cantidad de la que usualmente compraría, de un mismo producto pero en una marca desconocida. En especial si se trata de alimentos. Si realmente desea probar una nueva línea de productos, consiga de ser posible una pequeña muestra, o adquiera la presentación más pequeña, llévela a casa y decida con calma si vale la pena adquirir más en un futuro. Al comprar por volumen un producto desconocido, corre el riesgo de no quedar satisfecha e incluso se verá en la necesidad de volver al supermercado para comprar “el de siempre”, con lo que el ahorro se irá por el desague. Esto es especialmente cierto acerca de los alimentos, ya que muy difícilmente consumiremos algo que no nos agrada. Y si hay niños en casa, con paladares exigentes y a veces hasta desinterés por la comida, mucho peor. No invierta en más volumen a menos que esté segura de que el producto es bien aceptado por todos o casi todos en casa.

Considere la compra en conjunto con otras personas para repartir cantidades

Una buena opción para ahorrar en presentaciones grandes, cuando sean “demasiado grandes” para su familia, es hacer compras en conjunto con alguien más, ya sea una amiga, vecina o hermana. Así, ambas familias consumirán el producto en un tiempo razonable antes de que se eche a perder, y al mismo tiempo estarán ahorrando algún dinero. Simplemente hay que llevar cuentas claras para que nadie pague más de lo justo, y ¡listo!.

Compensar el precio

Ahora sí. Ya escogió el producto, ya lo pensó muy bien y se dio cuenta que es una buena oportunidad para ahorrar. ¿Cómo aplicar dinero extra a la compra de los empaques más grandes del mismo producto, sin desajustar su presupuesto?

Si esa oferta o envase gigante realmente vale la pena, es decir, si pasó por todos los filtros que he mencionado y aprobó, si ya está metida en su carrito de compra, y usted realmente está haciendo un esfuerzo por apegarse al presupuesto, entonces el medio más aconsejable para “acomodar” ese gasto extra en el presupuesto, es quitando alguna cosa del carrito.

De nuevo, este es un pequeño sacrificio pero vale la pena si ese producto grandote compensa los criterios que he mencionado. Está claro que algunas cosas no se pueden negociar, pero otras no tan indispensables pueden salir del carrito de compra con tal de aprovechar esa oferta.

O bien, ya que está llevando un envase grande, pruebe sustituyendo otros envases de lo no tan necesario, por sus versiones más pequeñas. Productos que creo que suelen no ser tan indispensables aunque sí se usan, son por ejemplo los aderezos. Si lleva un aderezo de 500 ml, bien puede sustituirlo por uno de 300 ml, pagar un poco menos de aderezo y aprovechar ese empaque grande de arroz que le es mucho más útil.

¡Suerte con sus compras!

NOTA:

PARA LEER LA SEGUNDA PARTE DE ESTE ARTÍCULO, POR FAVOR DÉ CLIC AQUÍ.

PARA LEER LA TERCERA PARTE DE ESTE ARTÍCULO, POR FAVOR DÉ CLIC AQUÍ.

Para recibir más artículos como este directamente en tu buzón, suscríbete a mi blog haciendo clic en el botón “Añádeme!” de la columna derecha y llena el formulario que aparece.

Y déjeme sus comentarios…

Anuncios

5 pensamientos en “Trucos para ahorrar en el supermercado (PARTE 1): Envases más grandes

  1. Pingback: Trucos para ahorrar en el supermercado (PARTE I): Envases más grandes | multibancos.es

  2. Pingback: Trucos para ahorrar en el supermercado (PARTE 2): Productos amigables con el ambiente « Problemas cotidianos. Soluciones simples

  3. Hola Ana! Me gusta este articulo, yo me identifico mucho con lo de llevar envaces grandes que no son necesarios, a mi esposo le gusta comprar la leche en galón y yo le digo que no, por que como expira rápido entonces despues tengo que botarla, por lo que compro una más pequeña que cubre perfectamente nuestras necesidades. También he aplicado la parte de comprar con una amiga, productos por volumen para luego dividirnoslo y que nos salgan a un mejor precio.

    • Todo es cuestión de negociar esas cosas… Porque también, está claro que no siempre somos nosotras las que hacemos los gastos innecesarios. 😉
      Pero supongo que es todo cuestión de negociar. A mí también me ha costado mucho “convencer de que algunas prácticas no convienen al presupuesto. Aun así, vale la pena seguir intentando, se pierden unas y se ganan otras. Ja ja!

  4. Pingback: Trucos para ahorrar en el supermercado (PARTE 3): Reparando errores en la compra « Problemas cotidianos. Soluciones simples

¡Tu opinión me interesa! Comenta aquí...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s